3. HERENCIA

Imprimir

Howard M. Lederman

La A-T es heredada, o transmitida, en las familias del mismo modo en que lo hacen muchas de nuestras características físicas y químicas y que son transmitidas por los padres a sus hijos. Los ejemplos de estas características incluyen el color de los ojos, el color de pelo y las sustancias químicas que determinan el grupo sanguíneo. Los mensajes que determinan éstas, y millares de otras características que hacen a un individual único, son los denominados genes. Los genes se empaquetan a lo largo, de unas estructuras similares a cuerdas denominados cromosomas. Cada célula en el cuerpo contiene todos los cromosomas, y con ellos todos los genes, necesarios para la vida.

Cada una de nuestras células contiene 23 pares de cromosomas, y por lo tanto 23 conjuntos de pares de genes. De cada par un cromosoma se hereda de nuestra madre, mientras que el otro se hereda de nuestro padre. Puesto que los genes están en estos cromosomas, nosotros también heredamos un gen para una cierta característica (tal como el color de ojo) de la madre y un el gen para la misma característica de nuestro padre. Durante la producción del óvulo y del esperma, los 23 pares de cromosomas (46 en total) se dividen a la mitad. Un cromosoma de cada par, y sólo uno, es contenido en el óvulo o el espermatozoide. Cuándo la fecundación del huevo ocurre, los 23 cromosomas contenidos en el óvulo se combinan con los 23 cromosomas del espermatozoide para restaurar el número total a 46. De esta manera, cada padre contribuye la mitad de su información genética a cada descendiente.

Fig3-1.png

Herencia Autosómica Recesiva

A-T es un trastorno autosómico recesivo. Esto significa que la enfermedad sólo puede ocurrir si los dos genes anormales (uno de cada padre) están presentes en el paciente. Si un individuo hereda sólo un gen para A-T, entonces será un portador pero tendrá A-T. Nadie es responsable de estos genes anormales. De hecho, cada uno de nosotros tenemos anormalidades (mutaciones) en muchos genes diferentes que podrían causar una enfermedad si se presentaran duplicados. Afortunadamente, en la mayoría de los casos, nosotros tenemos una copia normal del gen en su cromosoma parejo, y un gen normal suele ser suficiente para prevenir la enfermedad.

En este momento, está poco claro si los portadores de A-T tienen alguna anormalidad. No hay los problemas aparentes con el cerebro ni el sistema inmunológico. Si hay un riesgo aumentado para el cáncer entre portadores, pero parece suponer un pequeño aumento respecto a los individuos que no son portadores.

 A-T es un trastorno autosómico recesivo. Esto significa que la enfermedad sólo puede ocurrir si los dos genes anormales (uno de cada padre) están presentes en el paciente.

En la herencia autosómica recesiva, podemos encontrar hermanos y hermanas afectados. Hombres y mujeres se afectan con igual frecuencia. Ambos padres llevan el gen de la enfermedad aunque ellos están sanos. La figura ilustra cómo opera esta clase de herencia en A-T.

 A-T ES UN TRASTORNO AUTOSÓMICO RECESIVO
  • ocurre cuando un individuo hereda uno gen A-T de cada uno de sus padres.
  • Cuándo padres de portador tienen a niños, hay

1 posibilidad entre  4 (25%) para un niño con A-T

2 posibilidades entre 4 (50%) para un niño que es un portador

1 posibilidad entere 4 (25%) para un niño no afectado.

  • Los portadores A-T son generalmente normales, pero pueden tener un riesgo aumentado para el cáncer de mama 

 

 Los padres portadores pueden tener tres tipos de niños diferentes:
  • El Niño con A-T :
  • Niño portador
  • Niño Normal 

Los padres portadores pueden tener tres tipos diferentes de niños con respecto a la A-T. Cuando se produce un óvulo o espermatozoide, una copia u otra es escogida de cada cromosoma de forma aleatoria para ser empaquetada. Así, la madre puede producir dos clases de óvulos – uno que contiene el gen de la A-T y otro que contiene el gen normal. De igual forma, el padre puede producir dos clases de espermatozoides - una clase que contiene el cromosoma que lleva el gen de la A-T y otra que contiene el gen normal.

Si un óvulo que contiene el cromosoma A-T se combina con una espermatozoide que contiene el cromosoma con A-T el, ese niño tendrá A-T porque él/ella tiene los dos genes para A-T y ningún gen normal para contrarrestarlos.

Si un huevo que contiene el gen A-T combina con un espermatozoide que contiene un cromosoma normal entonces el resultado es un niño portador; ya que con una copia normal del gen es suficiente para prevenir los síntomas de la A-T.

 El resultado de un embarazo no está influido por el resultado de un embarazo previo.

De igual forma, si un óvulo que contiene el gen normal se combina con una espermatozoide que contiene el cromosoma que lleva el gen A-T, también se origina un niño portador.

Si un huevo que contiene el cromosoma normal se combina con un espermatozoide que contiene el cromosoma normal, un niño normal, que es ni un portador ni tiene la enfermedad, es originado.

Las posibilidades de que un óvulo dado se combine con un espermatozoide dado son completamente aleatorias. Según las leyes de la probabilidad, la probabilidad para que cualquier embarazo de padres portadores resulte en cada uno de los diferentes tipos es así:

Niño afectado - 1 entre 4 posibilidades o 25%

Niño de portador - 2 entre 4 posibilidades o 50%

Niño normal - 1 entre 4 posibilidades o 25%

Se debe advertir que el resultado de un embarazo no está influido por el resultado de un embarazo previo. Así como cuando lanzamos una moneda al aire, el hecho de obtener "cara" en el primer lanzamiento no significa que se obtendrá "cruz" después. De forma similar, si usted tiene un niño con A-T en su primer embarazo no está garantizado que un niño sea normal o portador con su segundo embarazo; sus posibilidades de tener a un niño con A-T siguen siendo del 25 por ciento o de 1 entre 4 con cada embarazo. Señalar también que un hermano sano de un niño con A-T tiene 2 posibilidades de 3 (67%) de ser portador.

Las Opciones reproductoras

Después que un niño con A-T es diagnosticado, muchas familias se enfrentas ante una elección difícil sobre embarazos futuros. El riesgo de que otro niño esté afectando es del 25 por ciento. Estas posibilidades resultan desfavorables a muchas familias, especialmente cuando se une a la falta de tratamientos específicos para la A-T. Estas decisiones son personales, aunque se puede obtener una información hablando con los médicos que atienden a su niño. En la mayoría de las familias con un niño que tiene A-T, alguna forma de diagnóstico genético prenatal es posible realizar de forma temprana en un embarazo de riesgo. Si un se identifica feto afectado durante el trimestre primer o a principios del segundo, la pareja puede decidir entonces si desean continuar el embarazo.

Hay alternativas a este proceso. Algunas parejas ante el riesgo para desórdenes recesivos eligen utilizar esperma de donante por un proceso denominado inseminación artificial. Utilizando la esperma de alguien no relacionado con el padre de la progenitura afectada, el riesgo se reduce substancialmente dado que el donante es improbable que sea portador para un mismo problema.

Algunas parejas optan por adoptar un niño, dado que no desean otro embarazo propio. Aunque este proceso pueda ser frustrante y largo, muchas parejas tienen éxito en localizar un bebé o a un niño que unir su familia.

Finalmente, la opción de mantener el tamaño de la familia puede parecer el mejor a otras parejas. Bien porque la posibilidad de tener otro niño afectado es inaceptable o porque las demandas actuales de la familia son altas, la expansión familiar puede no desearse. La consideración cuidadosa de estas opciones es importante antes de adoptar decisiones. Además, la consulta periódica con el personal médico puede ser útil para mantenerse al corriente de los avances médicos más recientes que podrían proporcionar potencialmente más información para su familia.

Recomendaciones para Identificar a Portadores A-T

La pregunta surge con frecuencia en cuanto a si miembros de la familia, tales como tías, tíos, primos y hermanos, deben ser analizados para determinar si son o no portadores. Esta es una pregunta muy compleja y requeriría una discusión extensa para elaborar todos los aspectos personales que se deben considerar. Puesto que no tenemos las estrategias efectivas para la prevención ni las de intervención para el riesgo potencial del cáncer de mama, no sabemos cuánto beneficio evidente surge de que alguien sea conocedor de que es un portador A-T. Esto es especialmente verdadero dado que las recomendaciones actuales derivadas de la investigación del cáncer de no son muy diferentes para los portadores A-T comparados con la población general.

Una segunda razón es que algunos individuos desean conocer si son portadores A-T porque quieren evitar casarse con otro portador A-T y tener a un niño con A-T. El riesgo de un hermano sano es un portador es 2 en 3; el riesgo de que una tía o un tío sea portador es de 1 entre 2. La probabilidad de casarse con otro portador A-T es aproximadamente 1 en 200, y la oportunidad de que dos portadores tengan a un niño con A-T es 1 de 4. Así, la oportunidad de que un hermano o un tía/tío de un paciente A-T que se casa con un no portador A-T y tiene un A-T niño es aproximadamente 1 en 1.200. Esto es un riesgo pequeño cuando se compara con un riesgo del 1 por ciento de un defecto severo del nacimiento en cualquier embarazo. Además, aunque no es técnicamente difícil averiguar si un pariente de un paciente A-T es un portador, es en la actualidad técnicamente muy absorbente conocer si alguien de la población general es un A-T portador. Hay también aspectos complicados más allá del alcance de esta discusión con respecto al cribado de niños aún no nacidos para A-T. Por el momento, un cribado general para esposos potenciales no es ofrecido por ningún laboratorio y, como se ha discutido arriba, puede que en realidad, no sea una forma lógica de actuar. Esto puede cambiar algún día conforme el conocimiento de la A-T y la tecnología avancen. 

 La herencia A-T de portadores es generalmente normal pero pueden tener un riesgo aumentado para el cáncer de mama.